Páginas

10 ene. 2007

¡LA MOCOSA ME SACÓ EL DEDO!



Ayer me sentía particularmente feliz.


Era uno de esos días cuando todo sale bien. Uno está contento por el trabajo que tiene, por la esposa, el hijo. En fin, uno está feliz por la vida misma.


Luego de almorzar y como pegaba ese sol radiante que hace ver las cosas todavía mas lindas, decidí irme a comer un helado fuera.


Me monté en el carro, saludé al guarda de la entrada del parqueo, puse el radio y no lo voy a negar, el volumen estaba alto - ¡pero NO tanto como los chavalos que van en un Datsun 120Y oyendo reguetón! -.


Luego de avanzar un poco me tocó hacer el semáforo. Delante iba un vehículo que llevaba una niña y un niño mirando y haciendo muecas por el parabrisas trasero.


- ¡Qué lindos los niños con esa inocencia, esa hermosura del alma que no puede engendrar maldad! – me dije en voz baja. Entonces decidí saludarlos y les dije hola con la mano.


En ese momento la niña me miró fijamente, tal vez por mi sonrisa, tal vez porque le caí bien. Pero en ese instante sucedió lo inesperado… ¡LA MOCOSA ME SACÓ EL DEDO! y pude leer en sus labios: METASE EL DEDO EN EL C… ¿Inocencia, pureza de alma?


Permanecí confundido y desorbitado por unos instantes, hasta que vi a la niña decirle algo a su padre y él también me sacó el dedo.


El helado que me comí no me gustó. El sol no me parecía tan lindo ya. El guarda del parqueo ni me alzó a ver y la tarde estuvo medio agüevada y todo por culpa de UN DEDO!!!

3 comentarios:

Amorexia. dijo...

Esos episodios suceden amigo mio... y sirven luego para reirse aunque la tarde terminara siendo una m... me gusta el estilo de elpost, muy literario, nueva y buena faceta.
Un Saludo.

Reina de Ebano dijo...

Suele pasar, en estos tiempos de retroceso mental y afectivo se dan esas cosas.
lo importante es no formar parte de ello y hacer la diferencia. Y que asi continuen los tuyos, haciendo esa diferencia. Al final de cuentas esas son las cosas que uno puede dejar en este planeta.
Saludos!!!!!

Harol dijo...

Jeje que ahueve mae... Da chicha que pasen esas cosas y lo que más da chicha es que simplicidades sin importancia como esa nos robe la paz y tranquilidad todo el día... Manda. Y que rayos pasa con los chamacos ahora que son tan precoces?
Saludos, esta cool tu blog ;)