Páginas

22 ene. 2009

Darío


Todos hablan de Darío.
Tenía motivos suficientes para ser feliz: un buen puesto de trabajo, un vehículo reciente, una linda casa, su bella esposa y aquellos hijos bien educados que eran la envidia de todas las maestras de la escuela. 
Pero aquel hombre era seco como madera que arde a fuego lento. 
No sonreía, tampoco gruñía. Nunca estaba feliz, pero tampoco fruncía el ceño. 
Nada le motivaba, ni el hermoso color del cielo, ni el "papi, papito" de sus niños en casa, ni aún la esperanza inútil de lograr "un mejor mañana".
No se conmovía con las tristes tardes invernales, sólo respiraba mecánicamente. Jamás se le había visto entusiasmado, tampoco decaído. Alguna vez se llegó a enojar, pero fue hace tanto tiempo que ya no lo recordaba.
¿Pero qué fue lo que le sucedió a aquel desgraciado hombre? ¿Cuál fue el hecho macabro que lo tiene muerto en vida?
Nadie lo sabe, ni siquiera él.
Cuando murió su madre no lloró. Cuando su esposa superó definitivamente aquella larga enfermedad tampoco asomó sonrisa, ni palabra de aliento en su boca.
De joven, pese a que estaba siempre rodeado de gente, no llegó a estimar realmente a nadie, ni siquiera a él mismo.   
No se sabía si odiaba a su asqueroso jefe, o si más bien lo admiraba.
No distinguía entre el canto de un ave o el silbido de un viejo tren a gasolina.
¿Pasta en salsa de tomate? ¿Frutas silvestres? ¿Salmón con vegerales? ¡Qué más da si todo le sabe igual!
Alguna vez la muerte llegó a visitarle, pero desistió de inmediato. No había manera de llevar a las sombras del sepulcro a alguien que realmente no vivía.
¿Qué le habrá sucedido a Darío que no llora ni ríe? 

13 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Terrible relato de una realidad. Si, de una realidad que hace temblar.
Y sí, la muerte fue a visitarle, y a él no le importó nada. Tal vez, incluso, rece para que se apiade de él y se lo lleve pronto.
Y es que, esa realidad... ¡existe!

Saludos, amigo. Bienvenido.
_______
_______

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Mas vale que existe
Es la pandemia del post modernismo
LA SUPREMA Y TOTAL INDIFERENCIA
no hallar placer en nada
no expresar el dolor
ni el amor
MUERTE:
Dani
gracias por tu visita
Es interesante,ella,verdad?
es un post antiguo,y lo re-publiquè hoy porque me pareciò oportuno.
El resumen periodìstico de su vida y el poema son mìos.Gracias por la visita.

jaleló dijo...

Darío dejó de ser un niño

morgana dijo...

wwuuuuaaauuuuu .... dario...
a veces pasa eso de ser un espectador mudo de nuestra propia vida.... pero es inimaginable vivir una vida entera como publico de nuestra propia existencia....
pobre Dario....

saludos mi querido danilo... :D

©hannibal dijo...

Danilo, de verdad me gusto este texto, me recuerda aquellas obras de Eugène Ionesco en donde la expresión se esfuma, o a lo contrario, es demasiado evidente.

Camus y su extranjero. Que buena historia Don Danilo. Me gustó.

Por estas fechas el cielo cambia de color. En realidad no es un poema bueno. Pero es así, simplemente.

Te dejo un link para que lo disfrutes en video. Tal vez así gusta más. No importa. Igual como Darío, no se puede sonreír y tampoco se puede llorar. El intermedio agota hasta el cansancio y es el peor de todos los infiernos.

Un Abrazo,
Hannibal

PD:
http://www.youtube.com/watch?v=qXPxjnXGJv8

- JJ dijo...

Saludos Danilo
Buen regreso!
Que sigan fluyendo las letras.
Abrazos!!!

La Dama de Cristal dijo...

No siento alegría tampoco tristeza... solo dejo pasar el tiempo... estoy en el medio y eso duele mas.

Excelente texto... estaré por aquí leyendote.

Gracias por pasarte por mi blog... eres bienvenido.

Besos!!!

Madame Vaudeville dijo...

Muerto en vida... por degracia hay tantos Daríos desperdiciando el ratito que pasamos aquí...
Me alegro de su vuelta, querido Danilo. Le doy la bienvenida con un abrazo grande

Lara dijo...

Que está muerto en vida. Me ha encantado el relato ;)
Muuuuuuacks!

*Caleidoscópica dijo...

qué buenas letras!!

te seguiré la pista, Danilo XD

MAR dijo...

QUE TRISTE...SERA QUE ES SOLO UN CUERPO SIN VIDA.
Besos para ti.
mar

Amorexia. dijo...

Excelente relato!

Y que bueno que regreses!

hacen falta buenas letras.

Leeremos mas sobre Dario?

Su personaje es lugubre, es una sombra, un invicible, y sinembargo cautiva.

Saludos a deshora mi amigo.

Castigadora dijo...

Es terrible estar muerto en vida. Para que lo uno, que necesidad hay de lo otro, así nada tiene sentido, ni orden, puede que esté con Ñoco en esto

Saludos